Joan Llobell

Aunque en nuestra cultura la razón ha adquirido un protagonismo incuestionable, es evidente que el arte se aproxima en mayor medida a un modelo de conocimiento filosófico-poético, en el que lo intuitivo y lo simbólico adquieren gran relevancia. Ese sentido poético es uno de los aspectos más relevantes de la obra de Joan Llobell en la que aparecen elementos simbólicos con un dinamismo metamórfico que nos remiten a realidades inalcanzables desde la lógica racional.

Son formas en las que en algunos casos la materia inerte parece metamorfosearse en naturaleza viva, sugiriendo una dialéctica entre la vida y la muerte, o una mutabilidad dinámica de lo existente. Tanto lo poético-artístico como lo religioso se aproximan puesto que brotan de un mismo sistema de intuiciones sobre la sacralidad de la vida orgánica.

Un aspecto relevante en su trayectoria artística es la conexión con la naturaleza como una expresión de la necesidad de búsqueda de sentido y de encuentro con uno mismo, en la que se intuye una indisoluble unidad entre el ser humano y su entorno natural, entre microcosmos y macrocosmos. Es evidente que el arte desarrolla una visión holística del mundo que vislumbra una interrelación entre todo lo existente.

En muchas de sus obras se aprecian estructuras de filamentos que adquieren un aspecto casi inmaterial que puede entenderse como representación de lo mínimo, de la esencia de las cosas, en las que se puede manifestar lo sagrado, concepto compatible con el ateísmo. El Tao puede intuirse como el hilo que une los espacios y los tiempos y que religa todas las cosas entre sí. También Mircea Elíade se refirió al hilo de la vida y estudió el simbolismo de la cuerda como medio de comunicación entre cielo y tierra, que vinculaba al conocimiento espiritual.

Una de las funciones más destacables de la creación artística es ser expresión de la necesidad del ser humano de aproximarse al conocimiento de aquellos aspectos de la realidad y de nosotros mismos que permanecen ocultos y no son visibles o comprensibles desde una lógica exclusivamente racional. En este sentido adquiere más relevancia que nunca reivindicar la creación artística como estrategia para restituirle un sentido profundo a las cosas.